2015ComunicadoDesde el Movimiento Cultural Cristiano, ponemos una vez más encima de la mesa que la lucha contra las causas de las guerras es la única opción para atajar este drama humano en origen. Si miramos con detenimiento las causas de las guerras del siglo XX y lo que llevamos del XXI, observaremos que éstas se han desatado en zonas con grandes intereses estratégicos, políticos y económicos. Por todo esto, podemos afirmar que las migraciones de los empobrecidos son consecuencia directa de una nueva vuelta de tuerca en la guerra de los poderosos contra los débiles —que responde además a los intereses económicos y políticos de la UE—. Lamentablemente, estas injusticias no son fruto de acontecimientos recientes; desde hace tres décadas el MCC viene denunciando sus causas a través de publicaciones y campañas solidarias.

 

Por todo eso manifestamos la solidaridad con las víctimas de todas las guerras:

Denunciamos al actual sistema imperialista, como estructura injusta, basado en el dominio y el expolio a los empobrecidos, sustentado en el individualismo consumista, en la mentira, en la ley del más fuerte…

Defendemos la construcción de una nueva sociedad solidaria y autogestionaria, basada en la justicia, que ponga en su centro la dignidad inalienable de toda persona humana